domingo, 19 de octubre de 2014

RAZONES DEL ALARMANTE CRECIMIENTO DE DIVORCIOS: LA CHINA, UN CASO ASOMBROSO


Diariamente en la República Popular China se rompen 10.000 matrimonios. La tasa de divorcios se ha disparado desde hace una década, incrementándose anualmente. El gobierno ha decidido enfrentar el problema, aunque no sepamos cuál es el problema.
Los datos de 2012 arrojan la cifra de 3.1 millones de divorcios en ese año, un incremento del 133% respecto a 2003. Las cifras correspondientes a 2013 se desconocen, pero la expresión de la preocupación gubernamental supone que habrán aumentado.
Muchos de los jóvenes recién casados rompen el vínculo marital, y los especialistas lo imputan a la falta de compromiso para aguantarse y a una situación de continuo conflicto, discusiones, infidelidad marital, violencia física e incomunicación en la pareja.
Hay datos sobre la capital, Pekin, respecto a este fenómeno, en 2013 se produjo un incremento de divorcios del 6% respecto a 2011. Hubo 164.000 nuevos matrimonios, y 55.000 divorcios. La tendencia es similar en otra megalópolis como Tianjin y Shanghai. Antes para lograr un divorcio había que tener un permiso del jefe local del Partido Comunista, pero las enmiendas a la Ley de divorcios aprobadas a fines del siglo XX han facilitado que se produzca éste fenómeno.

La política proactiva gubernamental se orientará a reforzar la idea de la importancia de la familia, asesores y consultores tratarán de mediar para que no se llegue a la ruptura marital, pero esto no supondrá obstaculizar ese derecho de manera legal, administrativa.
 El cambio de mentalidad generacional, el éxodo rural a las urbes, la pérdida de control social de la familia, la comunidad, y el establecimiento de una economía de libre mercado va asociado al fenómeno, algunos de los concernidos declaran que el "amor" se agota,.
Es interesante esto último, a mí, un palmero emigrante en Venezuela me dijo una vez que "el amor es fantasía". La idea de casarse por "amor" también es algo moderno y contemporáneo, a saber porqué se casa la gente, muchos se casan porque parece que "hay que casarse", otros, para reproducirse, otros, para mejorar las condiciones de vida, que unen a postergar la llegada del primer hijo por aquello de poder alcanzar un nivel de vida que de no estar casado, sería más difícil de alcanzar, lo que los americanos llaman "Double in take (income) and no kids" (Doblar el salario y sin hijos), a ver lo que nos dicen los psicólogos, Victor Zlachevsky y Pedro Hernández-Guanir, sería interesante su opinión. P.S.

 Desconozco la cifra de divorcios en Gaza, lo que parece incrementarse es el número de viudas, que se dispara, y al ser sociedades poligínicas, mucho más.
  • A ti y a 2 personas más os gusta esto.
  • Pedro Hernández-Guanir Yo creo, Manuel Nicolás González Díaz, que tu artículo, además de interesante, es sumamente ilustrativo de las razones del incremento de divorcios en China, al igual que lo ha sido en estos últimos 40 años en España y más destacadamente en Canarias. 
    Yo lo resumiría en que el nuevo desarrollo económico-social, al ser asimétrico con el desarrollo humano y de valores, crea cuerpos gigantes de plomo y oro con pies de barro.
    Las razones son principalmente sociológicas:
     1º) Cambio brusco de sistema social-cultural-familiar, donde cuenta menos el peso de la familia de origen o procedencia (padres, tíos, abuelos, etc.) y cuenta más la familia creada. Así mismo cuenta menos la familia como tal, la corporación o grupo, y cuenta más el individuo concreto dentro de la familia, por lo que se incrementa, para bien y para mal, el papel individualista.
    2º) Cambio drástico de los valores de logro y convivencia. Frente a la tradicional búsqueda de valores de "sostenimiento" o secundariedad económica, disfrute de lo básico y convencional, cumplimiento de normas y "ritos" establecidos, resaltando la convivencia y el sacrificio, actualmente se promueve un escalonamiento de logro económico y de adquisición desmesurada de cosas y bienes, predominando el hedonismo, placer, comodidad y variedad de experiencias, cuyo único sacrificio e inevitable esfuerzo es el del trabajo y disciplina (ejecutiva) para esos logros.
    3º) Cambio alarmante de las creencias y valores. Al no vivir la presión de la fe religiosa, o la fuerza de lo familiar-tradicional, o de espiritual o de la mística colectiva, la mente se empequeñece hacia valores primarios, placenteros y fugaces, al no existir una cultura compensatoria de valores de realización personal y comunitaria.
     Todo ello es lo que hace que las relaciones de pareja sean también de "USAR Y TIRAR", con relaciones intensas y superficiales, pero fugaces. Ocurren como con la ropa, los platos, los zapatos, el televisor u ordenador, pues si hay una rotura, fallo o disfunción, no se remienda, ni se va al taller, se tira y se compra otro. Es más funcional.
  • Pedro Hernández-Guanir Me parece un tema tan interesante y que ha sido objeto de varias de mis charlas y libros, en mi mi afán de promover en la escuela los valores socio-emocionales, que me vas a permitir, Manuel Nicolás González Díaz, que lo retome para mis posts en ésta u otras páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario