viernes, 28 de noviembre de 2014

ENTRE LA FE, LA CIENCIA Y LA MAGIA, A PROPÓSITO DE LA FIESTA DE SAN DIEGO EN LA LAGUNA












SAN DIEGO: ENTRE LA FE, LA CIENCIA Y LA MAGIA
Pregón


Pedro Hernández Guanir
13 de noviembre de 2014
Centro Ciudadano San Diego
San Cristóbal de La Laguna





Buenas noches y felices fiestas a todos los vecinos de San Diego, especialmente, a ustedes, como asistentes a este acto, a quienes pido disculpas anticipadas por si me extiendo,  pero prometo no sobrepasar los 50 minutos.
Tengo que mostrar mi satisfacción y gratitud a la Asociación de Vecinos por invitarme a poder compartir, con ustedes, algunas reflexiones históricas, costumbristas, psicológicas, incluso, metafísicas, y por eso el título:
   SAN DIEGO: ENTRE LA FE, LA CIENCIA Y LA MAGIA
Un título, excesivamente pretensioso por querer ahondar, en tan poco tiempo, el inquietante y eterno planteamiento que implica la ciencia y las creencias, la realidad y la mente…




Sin embargo, lo que más quisiera resaltar es que San Diego, el convento, la religión, la fiesta o las brujas, el mundo, está ahí, construido externamente por nuestros actos, aunque en función de nuestra propia mente. Pero, además, es nuestra mente la que interpreta ese mundo o universo externo.




















Todavía más, con el conocimiento e interpretación de ese mundo externo, cada persona va construyendo, vamos construyendo, un universo interno propio. Y algo más, vamos desarrollando el poder de nuestra mente, capaz de llegar a situaciones impensables. En definitiva, la mente es el verdadero centro del universo.

1.      EL BAILE DE LAS CINTAS

 Es una danza que recuerdo bailar en mi pueblo, San Juan de la Rambla, con 8 años, no sé si celebrando la Santa Infancia, u otro motivo. No hace un siglo, pero bueno. Lo llamábamos el baile de la lanza, seguramente, porque el palo fuera inicialmente una lanza.

  En torno a ese palo central y desde su parte superior cuelgan las cintas que cogen los bailadores y se alternan en rueda, evolucionando en sentido contrario, al ritmo generalmente del tajaraste, tejiendo y destejiéndolas en torno al palo como proyecto grupal. 


¿De dónde procede el baile de las cintas? Pueblos primitivos, incluido los guanches, tomaban al árbol o la piedra como centro de ceremonias, con saltos y danzas, hasta derivar en las cintas. Actualmente se registra en lugares como el País Vasco, algunos países de Latinoamérica, así como en varias localidades de Tenerife, incluyendo este barrio de San Diego, en el que hace unos años Cristina Viera declaraba en La Opinión que: «Esta danza con la que yo me crié y aquí estoy, se ha mantenido gracias a la tradición de un grupo de familias laguneras». Mientras, Juan José Pérez resaltaba que este baile en San Diego tiene una influencia religiosa, por encima de la pagana.
Repito, que voy a tomar este baile de las cintas como una metáfora para desarrollar mi exposición.






El baile de las cintas como metáfora.  Vamos a considerar, como símbolos, las dos condiciones principales que deben mantener los bailarines en la danza.
 Una es la de precisar los movimientos de entrelazarse y, otra, expresar el entusiasmo y ritmo.  También vamos a tomar como símbolos los colores de las cintas, el palo y también el terreno.
Las dos condiciones indicadas coinciden con los dos mayores anhelos del ser humano: controlar la realidad y disfrutar de ella.
Para desarrollar ese control sobre la realidad y disfrutar, contamos y manejamos, al menos cinco habilidades, que los representamos por cinco colores de las cintas.
Con el color verde, representamos el poder que adquirimos con la experiencia y el aprendizaje.
Con el color amarillo, el poder de la seguridad, afecto y autonomía, adquirido por la convivencia o poder social.
Con el color rojo, el de la fe o de la religión.
Con color violeta, la fantasía o la magia.
Con color azul, el de la ciencia y de la tecnología.
Luego, consideraremos el palo central de la danza donde se apoyan todos los poderes, que lo representamos por el poder del Yo o de la Mente.





2. EL TERRENO
Por último, ¿dónde situamos el terreno que nos va  a servir de apoyo? Pues lo ponemos en Icod de los Vinos.
¿Por qué? Primero, no porque esté al lado de San Juan de la Rambla, sino porque el animador del barrio y de la asociación, que me ha encargado esta exposición, es nuestro amigo Miguel Díaz, nacido en Icod.


En segundo lugar, Icod de los Vinos es de los pocos pueblos, donde hay referencia escrita de esta danza. A mitad el siglo XIX (1850), la pintora Elizabeth Murray escribe en referencia a los carnavales: «Delante de una de las principales casas vi una ‘cuadrilla’, un grupo de ocho o diez jóvenes, vestidos a la antigua usanza de la isla, con unas alegres cintas de variados colores que colgaban de sus sombreros. Uno de ellos sostenía un palo, de unos doce pies de alto. Desde su parte alta, unas cintas de seda estaban atadas en número igual al de los danzantes que se unían en aquel regocijante ejercicio alrededor de él ».
Y así prosigue con todo tipo de detalle, tal como lo recoge Manuel Hernández en su libro Las Tradiciones Icodenses.
        Si utilizamos esta metáfora, donde el terreno lo representamos por Icod de los Vinos, ahora ya podemos empezar el baile considerando los dos movimientos de la danza, que son controlar la realidad y disfrutar de ella.





3a. SABER DAR LOS PASOS O CONTROLAR LA REALIDAD

En el baile, cada bailarín, mientras se mueve en oposición a otros, debe saber pasar su cinta. Esa es la precisión y control.
El niño, desde que nace, quiere controlar el mundo y se agarra fuertemente al dedo que se le acerca. Luego aprende a andar,  leer, contar u ordenar… La humanidad, también, desde sus orígenes, ha tratado de controlar o dominar la realidad, construyendo, cultivando, domando, creando tecnología, medicamentos o transportes. Incluso, en ese control de la realidad, está el control y manejo de uno mismo.



3b. DISFRUTAR DANZANDO O DISFRUTAR DE LA REALIDAD

En el baile se precisa que los bailarines expresen sus sentimientos a través de su cuerpo y disfruten danzando.
El niño, desde que nace, disfruta mamando o sonriendo con los demás. También, la humanidad, desde sus orígenes, o nosotros, procuramos hacer lo que nos gusta y disfrutar de lo que hacemos. Compartir alegrías, encuentros o parrandas, celebrar fiestas  y actos, como éste… o  expresar nuestros sentimientos, reírnos, bailar, como el Baile de las Cintas, romper la monotonía, como las vacaciones o la tradicional Fuga de los estudiantes…  
¿Qué necesitamos para tener ese control sobre la realidad y disfrutar? Contar y manejar ciertas habilidades o poderes, que vamos a representar por los colores de las cintas. 


4. CINTA VERDE O EL PODER DE LOS HECHOS, DE LA EXPERIENCIA Y DEL APRENDIZAJE
El poder que adquirimos con la experiencia y el aprendizaje va generando hechos.
 Así, estamos en este acto, porque nos apoyamos en el poder de las costumbres y organizaciones, como son, leer el pregón, celebrar la Fiesta de San Diego, contar con la asociación de vecinos. Y si yo estoy leyendo ahora es por el poder que me dan ciertos hábitos y aprendizajes que me permiten reflexionar y comunicarme con ustedes.
Dentro de los hechos y la experiencia, lo primero, en este caso, a considerar es lo que implica San Diego del Monte, la Ermita y Ex-convento de San Diego, regido por los franciscanos,  que se encuentra los extramuros de la ciudad.

¿Cuál es la historia de la ermita y del convento?
En aquella época, en plano económico, no había acciones en bolsas, pero había gente que invertía su patrimonio en la otra vida. Así, en 1615, Don Juan de Ayala Dávila y Súñiga, un noble de la ciudad, dispuso que sus bienes y derechos fueran para la fundación de un  monasterio o convento, que estuviera regido por los franciscanos descalzos de San Diego. Tuvieron que pasar más de 30 años, en 1648, para formarse la comunidad monacal con doce religiosos, siendo su primer vicario el padre Gonzalo Temudo. La construcción definitiva del edificio se concluyó en 1672,




¿Por qué los franciscanos?
1º. Ellos han estado ligados a las islas, antes, incluso, de la conquista, a finales de 1300, habiendo sido arrojados por los naturales de Gran Canaria por la cima de Jinámar en Telde, al ver la contradicción entre lo que ellos predicaban y lo que sus compatriotas europeos hacían en sus costas, raptando canarios como esclavos.
2º.       En 1404, al inicio de la conquista de Lanzarote, los franciscanos vinieron con el conquistador normando Juan de Bethencourt.
3º.       También en Tenerife, 40 años antes de la conquista (hacia 1458), en el Menceyato de Güímar, había una misión con tres frailes franciscanos, quienes convivieron y evangelizaron a muchos guanches, a propósito de la aparición de la imagen de la Virgen de Candelaria (antigua imagen que tenía en su manto textos cristianos realizados por los franciscanos, pero en lengua amazigh o guanche).



4º. Después de la Batalla de Aguere, en la conquista de Tenerife, los franciscanos, que, habían acompañado a Fernández de Lugo, acamparon en la pendiente de El Bronco usando casetas de palmas hasta la construcción del convento y Santuario del Cristo. Fue, por lo tanto, la orden religiosa de mayor influjo social y religioso en las islas, levantando numerosas residencias, hospicios y conventos.

5. CINTA AMARILLA. EL PODER SOCIAL, LA CONVIVENCIA Y LA FIESTA

1º El Poder social proporciona seguridad, afecto y autonomía a través de la convivencia, iniciada con la crianza o educación de los padres y de la relación con los compañeros.
2º La sociedad nos da espacios para protegernos, funcionar y organizarnos políticamente, como es el poder legislativo, ejecutivo o judicial, aunque estén llenos de cojeras y artrosis, tal como últimamente estamos experimentado en este país.
3º El principal poder social con el que nos nutrimos cada día, es el de la relación afectiva, la comunicación, la convivencia o el apoyo de los demás. Este mismo acto es un ejemplo de comunicación y convivencia.  Y también lo es la fiesta.






¿Cómo se festejaba al santo?
En Fuerteventura, Alcalá, México o en San Diego de California, Estados Unidos, se celebra, tal día como hoy,  13 de noviembre, la fiesta del santo.
Aquí, ya en los años veinte del siglo pasado, la prensa local la describía como de las más típicas de La Laguna: Junto a  la pintoresca ermita «se efectuará esta noche la tradicional librea de barcos, danzas, machangos y quemándose al final algunas piezas de fuego de artificio. Mañana habrá función religiosa y procesión del Santo a lo largo de la avenida y por la tarde música y paseo en la plaza de la ermita y romería a la casa del Siervo».

Se solía añadir algo importante y era la tradicional danza de las cintas que, a ritmo de tajaraste, tejen los danzantes en torno al palo.

¿Y por qué la fuga de San Diego?
La tradicional fuga, no de San Diego, sino de los estudiantes por San Diego, empieza, más o menos, por esta misma fecha de los años 20 del siglo 20, entre 1919 y 1921, coincidiendo, según Enrique Roméu Palazuelos o Carlos García, con la llegada del catedrático Diego Ximénez de Cisneros al Instituto Canarias Cabrera Pinto de esta ciudad.
¿Qué ocurrió? Los alumnos que, como el resto de la gente, acudían a la romería de San Diego, el 13 de noviembre, el catedrático les puso ese día un examen. Ellos, entonces, decidieron no asistir a clase. Ahí empieza la fuga, que se ha venido repitiendo por tradición cada año, y que se recoge en un  verso popular, que dice:
«Día de San Diego/fuga general, /las buenas costumbres/hay que respetar».
Pero, más tarde, ante los suspensos con que castigaban la fuga los profesores, los estudiantes recitaban:
«Día de San Diego/cero general, /las malas costumbres/se han de terminar».
Sin embargo, lo más llamativo eran los botones… Los alumnos, en lugar de estudiar, preferían pasárselo bien ese día, y pedirle el aprobado al santo… contando los botones. 

¿Cuál es el misterio de los botones?


Aquí está el poder de la fe y de la magia.
Los estudiantes copiaron, según recuerda Eduardo Rodríguez, vecino de esta zona, el modo tradicional que tenían las mujeres solteras para conseguir novio, es decir, contando  los botones del santo. No, no, del santo, no. Ellos pensarían que era un santo, pero, no, eran los botones de la estatua de Don Juan de Ayala, el fundador del convento… No sé cuántos favores divinos habría hecho este hombre sin ser santo… Vete a saber… De todas formas, la mente es un océano desconocido con una profundidad y extensión sin límites…
La tradición señalaba en que se aprobaría todas las asignaturas si se lograba contar todos los botones… No es fácil: ¿16, 23, 24?, pues hay botones  en los zapatos, en las mangas y otros están ocultos.

Pasó el tiempo, y los estudiantes acudían a San Diego, visitaban la ermita, pasaban el día por el monte o iban a los bailes de salas cercanas. Algunos practicantes de la fuga todavía pícaramente comentan: «Siempre deseábamos que lloviera en los bailes de San Diego, porque así abríamos el paraguas y eso nos daba ocasión para arrimarnos más las parejas». Pero, ¿qué pasó con esta tradición?

Descarrilamiento y reconducción de la fuga
¿Por qué descarrilamiento? Porque los estudiantes a finales de los 70 se alejaron del entorno de San Diego, ni rezaban ni contaban los botones. A pesar de esto, los alumnos universitarios multiplicaron su devoción a la fuga, pues, en lugar de un día, dedicaban una semana, que aprovechaban los de otras islas para ir a casa.
 Posteriormente, había chuletadas lejos de San Diego, se emborrachaban en el monte, tiraban huevos a las guaguas y destrozaban lo que encontraban a su paso. Incluso un año prendieron fuego al drago del antiguo Seminario. Así, la fiesta perdió su encanto espontáneo y tradicional.

Sin embargo, el IES San Benito, en La Laguna, hace unos años quisieron recuperar la tradición con otras alternativas, ofreciendo los estudiantes a San Diego una variada cesta de productos agrícolas,  sirviendo de alimentos solidarios para los más necesitados del municipio, así como calabazas como símbolo de los suspensos de años anteriores para que el santo los convirtiera en notables o sobresalientes. 

6. LA CINTA ROJA.EL PODER DE LA FE
¿Qué implica el poder de la fe o de la religión? Hemos dicho que la mente es un océano desconocido con una profundidad y extensión sin límites… La fe supone tener complicidad con la DIVINIDAD, independientemente de la verdad de lo que se crea, como decía Jesucristo,  la fe mueve montañas, pues la mente se refuerza dialogando o teniendo  apoyo en fuerzas supremas, tal como vivieron San Diego o Fray Juan de Jesús dedicando su vida a los pobres.






¿Quién es San Diego de Alcalá?

Sabemos de Don Juan de Ayala, incluso, del Siervo de Dios, Fray Juan de Jesús, un fraile del convento, pero ¿qué sabemos de San Diego de Alcalá? ¿Por qué de Alcalá? ¿Por qué este santo; vivió en La Laguna; vivió en Canarias?
El nombre de Diego, con que le bautizaron es una derivación de Santiago. Había nacido a finales del siglo XIV. Se consagró, primero, como ermitaño en su localidad natal de San Nicolás del Puerto, al norte de la provincia de Sevilla y en plena Sierra Morena. Luego, en un hermano lego de la orden de los franciscanos.

Las flores ocultan un conflicto entre los pobres y sus superiores

Murillo y otros artistas famosos , como Zurbarán, Ribera, Gregorio Fernández, Alonso Cano y Pedro de Mena han representado al santo con unas llaves, por haber sido portero y cocinero del convento dando de comer a los pobres. La imagen que aparece aquí, es de Pedro de Mena y se encuentra en la iglesia de San Marcos de Icod de los Vinos, representando la leyenda de que, cuando fue sorprendido por sus superiores llevando panes a los pobres, en exceso,  éstos se convirtieron en flores.

San Diego de Alcalá, ¿qué relación tuvo con Canarias?
En 1441, fue enviado como  misionero a Fuerteventura. Él no era sacerdote, era hermano lego, que trabajaba como guardián o portero, sin embargo fue elegido Vicario de la Misión de Canarias. Residió en el convento franciscano de Betancuria, antigua Capital de Fuerteventura, construido en el año 1423, para los franciscanos que vinieron con los conquistadores. Actualmente, del convento, sólo quedan los muros de la iglesia. 

¿Cuál es la fama de San Diego de Alcalá?
De regreso a España, pasó por varios conventos, hasta que en 1456 lo trasladaron a Alcalá de Henares, destacando por su servicio a los más humildes. Tendría algo más de sesenta cuando murió. Sus restos se encuentran desde entonces en la Catedral de Alcalá de Henares, en una urna de plata del siglo XVII, donde se expone su esqueleto todos los años el 13 de noviembre.




Su fama  se extendió a causa de sus milagros, incluso el rey Felipe II acudió a su sepulcro, solicitando la curación de su hijo Carlos, que había sufrido un grave golpe en la cabeza al haberse caído por las escaleras del Palacio Arzobispal

Fray Juan de Jesús,                                               
Volvemos de nuevo a Icod. Es aquí donde, en 1615, nace, Fray Juan de Jesús, el fraile más famoso del Convento de San Diego. Sus padres, se dice que, descendientes de los Menceyes de Daute, eran labradores y él se dedicaba al humilde oficio de tonelero con el que mantenía a su anciana madre. Hay que recordar la importancia de barricas y toneles de vino que se exportaba por el Puerto de Garachico. Hasta que al morir su madre, tomó el hábito de lego de la orden franciscana en el Convento de San Juan Bautista del Puerto de la Cruz y, luego, pasó al convento de San Diego, donde se hizo construir una humilde chocita en el bosque que rodea al convento y que fue conocida como la «casita del Siervo de Dios».


                       
¿Sin pecar no hay amor de Dios?                          
Viendo esta foto, no se puede decir que el pintor fuera muy amigo de estos ilustres… No es asunto de photoshop, sino de un poco de caridad. Por favor, parecen sacados de una noche de Halloween…  Fray Juan de Jesús era conocido por su humildad y entrega a los pobres. También, por sus visiones, que a los otros frailes le llegaban a molestar (¿por envidia, por incredulidad?). También destacaba por su ejemplo y por el especial encanto de su palabra, cuyo talante lo hizo amigo y asesor de Sor María de Jesús, la Siervita, la monja incorrupta del convento lagunero de Santa Catalina.
La sencillez y humildad de Fray Juan de Jesús se vio en el momento de su muerte, a los 72 años, postrado en el viejo jergón de su  choza, exclamando: «Ya va a descansar el asno».

Otra frase que se le atribuye es la de: «Sin pecar no hay amor de Dios». Todo un consuelo. Basta recordar el aprecio de Jesús hacia los pecadores, especialmente, a María Magdalena o  a la mujer adúltera.




7. LA CINTA VIOLETA. LA MAGIA

¿En qué consiste el poder de la magia? Desde el paleolítico, el hombre ha usado su imaginación y fantasía para interpretar de forma mágica el misterio, y realizar prácticas, como ritos y hechizos, con los que ha creído controlar la propia naturaleza. El mundo de las brujas, sus ceremonias y aquelarres, muy cerca de aquí, en las proximidades de la ermita de San Diego, han sido, en el pasado, un ejemplo de ese mundo mágico.

¿Ha habido un entorno mágico de San Diego?
 Este tema, lo basamos en varios autores, especialmente, en Domingo García Barbuzano. Los otros figuran en la foto.
Hay que decir que en Tenerife existen varios lugares, donde antiguamente se reunían las brujas, como el bailadero de Anaga. Después de sus aquelarres, bajaban hasta  San Andrés, y, bajo la luz de la luna llena, se bañaban y realizaban sus rituales hasta el amanecer. También, en el monte de San Diego, por sus oscuros senderos y la cercanía de la ermita, facilitaban el carácter misterioso y mágico del lugar.
Como es conocido, en San Diego, hay cruces de caminos. El de Fuente Cañizares era el preferido por las brujas para juntarse y maquinar sus fechorías. El lugar ha sido considerado tradicionalmente como una zona de magia, especialmente de curanderismo.


¿Qué diferencia hay entre santiguadoras y curanderas?                              
BARBUZANO, D. (1982), en su libro “Prácticas y creencias de una santiguadora Canaria”, señala que la diferencia, está en que la santiguadora, a diferencia de la curandera, no receta medicamentos ni hierbas ni pócimas, y solo proporciona el rezado.
 Por cierto, de niño, en mi casa vivía una mujer paralítica, con muletas, que era santiguadora y curandera. Ella no cobraba y venía mucha gente a curarse. Los males y enfermedades que trataban eran muchos y variados, pero destacaba el buche, que lo diagnosticaba si las líneas, correspondientes a la flexión, detrás de la rodillas, no estaban en paralelo, para lo que se estiraba con flexiones una de ellas para igualarlas. El Empacho, para lo que usaba masaje con aceite, acompañado de rezados o también hierbas. El Susto,  igual que el Mal de Ojo, la Erisipela, Mal aire, etc. 





¿Qué diferencias hay entre videntes y brujas?
   La diferencia principal entre una bruja o brujo y un vidente es que el vidente puede ver el aura, una realidad oculta, lo que está sucediendo, lo que sucederá en el futuro, o lo que sucedió en el pasado.
Conocí a Maritxu en el País Vasco, en lo alto del Monte Ulía, en Donostia, una famosa vidente, con grandes poderes, culta, casada con un médico vienés, del círculo de Jung, a quien visitaba el famoso médico y escritor, Gregorio Marañón, interesado por sus poderes. A su merendero acudía la gente a consultarle gratuitamente. Yo puedo dar fe de que su capacidad para conocer el pasado y también su futuro era extraordinaria. Ella me mostraba sus asombrosas premoniciones desde que estudiaba magisterio en Pamplona, como, al finalizar la guerra civil la muerte del General Mola que sólo se lo comunicaba a su hermana, por el miedo a ser tratada de bruja. Sin embargo, ella era sólo vidente, por lo que no hacía ningún tipo de hechizos. Si acaso, daba consejos.
Sin embargo, las brujas hacen hechizos para unir parejas u otros embrujos, manteniendo  un compromiso con la parte oscura de la energía, si bien un brujo o bruja puede ser vidente. Otra cosa es el carácter orgiástico de las brujas.
ESCENARIO DE LAS BRUJAS
El verdadero lugar mágico en San Diego aparece a partir del «El muro del Diablo», siguiendo el antiguo camino vecinal, a la izquierda de la ermita, muro que ha sido reconstruido cientos de veces, y que, según la tradición, siempre tiene el mismo final: su derrumbamiento en la parte central.
La leyenda contaba que Fray Juan de Jesús, todos los días, iba a levantar el muro y todas las noches, su borrico, que estaba poseído por el demonio, lo volvía a derribar con sus coces, debiendo comenzar a levantarlo a la mañana siguiente y así hasta el fin de sus días. Lo curioso es que las piedras siempre caen hacia fuera, siendo interpretado como que Satanás lo hace para que entren las brujas para bailar en las noches de aquelarre.
Aquí, de nuevo, vemos que la mente es un océano desconocido, que realmente genera hechos insospechados o inventa leyendas impensables.


Los aquelarres

Al pasar el Muro del Diablo, aparece una hermosa llanura aprisionada por un círculo de brezos y eucaliptos. Es el Llano de las Brujas, que, aún conserva en el aire del recuerdo lo que cantaban las brujas: «Racimo de uvas,/racimo de moras:/¿Quién ha visto bailar/damas a estas horas?/Nosotras que somos/las dueñas y señoras».

A poca distancia, la Cueva del Diablo, donde según las leyendas, se celebraban, los lunes, jueves o sábados y, en especial, en Cuaresma y Semana Santa, los aquelarres. Canarias y Tenerife en particular cuentan con muchos casos archivados sobre estas prácticas. Barbuzano las describe así «Los cuerpos desnudos danzando junto a la hoguera, la preparación de filtros y ungüentos mágicos y la realización del ritual de la figurilla de cera son los componentes tradicionales de la brujería y de la hechicería».

En el suelo las brujas dibujaban una estrella o un círculo, según fuera de día o de noche, para invocar a los príncipes de los demonios. 
Testimonios históricos
Los bailes de brujas fueron muy populares en los siglos XVI y XVII.

 El mismo Barbuzano, en su libro La Brujería en Canarias, cita un caso registrado el 5 de marzo de 1674, en el que la doncella Isabel Espinosa y Anguiano denunció, ante el comisario de la Inquisición, como posible bruja «a doña Jacobina de Ocampo y Huesterlín, viuda del licenciado don Bernardo Lezcano, vecina de esta ciudad». Tal como sabía por un testigo, que «cuando iba camino de su casa a medianoche por la Pila Seca, pues vivía junto a la Concepción, encontró una danza de mujeres con panderillos y velitas encendidas».


Hay que pensar que fueron muchas las mujeres asesinadas, acusadas por la Inquisición de brujería, que frecuentaban el Llano de Las Brujas junto a San Diego. Es el caso de las hermanas Isabel y Leonor Márquez, de 22 y 27 años, por pactar con Lucifer y dar brebajes a los hombres para que se enamoraran de determinadas mujeres; Agustina de Vargas, de 40 años de edad y viuda, a quién, por arrojar sal al fuego, se le acusó de invocar al diablo ante una cruz; Delfina Zerpa fue emparedada, por recitar aquello de «El ombligo es un retablo, donde se debe poner al Arcángel San Miguel, porque debajo está el diablo».

¿Cómo  detectar las brujas?
Se trazaba sobre el suelo un círculo y con un cuchillo se dibuja una cruz en su interior,  luego se clavaba el cuchillo o navaja en el centro de ella, diciendo:
«Perro maldito/vete de aquí/que este grupo, o nosotros o yo/ no es para ti».
Si pasa una bruja, se quedará clavada y desnuda en el sitio hasta que se retire el cuchillo. Este sistema es popularmente conocido como «clavar la bruja».
Barbuzano destaca el papel de las Harimaguadas y cree que las prácticas supersticiosas de los guanches en Tenerife sobrevivieron y tuvieron continuidad.

Yo pienso que el concepto de «perro maldito»  o la exclamación popular: «¡Cruz, perro maldito!», representando al diablo, con el nombre de Tibicena, ha sido extraído por el cristianismo canario desde la cultura guanche. 





    ¿Volaban las Brujas?
Las brujas untaban su cuerpo con un ungüento mágico, formado por plantas alucinógenas como la belladona, la mandrágora, el estramonio y el beleño, y luego, realizaban danzas y rituales mágicos. Se lo frotaban por el cuerpo, a lo largo de las carótidas, las plantas de los pies y los sobacos, , claro que así podían soñar y volar. 
También recolectaban la artemisa, que utilizaban para filtros de amor. De ahí la copla: 
«Si las mujeres supieran/la virtud de la artemisa/siempre la llevarían/prendida de la camisa».





9. LA CINTA AZUL. LA CIENCIA 

El poder de la ciencia y de la tecnología. La ciencia es el poder para conocer, ordenar, explicar o predecir la realidad. A su vez, la tecnología es la derivada instrumental y práctica de la ciencia. La información que estamos compartiendo; la pastilla que hoy hemos podido tomar; el reloj, la ropa o el smartphone, que llevamos encima, son ejemplos de nuestro poder derivado de la ciencia y de la tecnología.




Hay saberes que se mueven en zonas más pantanosas, como la parapsicología o estudio de fenómenos paranormales. En este sentido, la zona de San Diego también ha sido objeto de estudio, pero no tenemos tiempo para ello, aunque nos puede sorprender, pero nos interesa hacernos preguntas sobre el sentido de la brujería desde el punto de vista psicológico, sociológico o antropológico.



¿Qué explicación psicológicas y sociológica tienen la brujería y las brujas?
Hay que pensar que la presión de la moral católica de la época creaba sentimientos de represión, pero esos sentimientos buscan válvulas de escape de transgresión, como son los carnavales o las orgías secretas y mágicas de las brujas.
Por otro lado, en las sociedades más puritanas, la existencia de prostitutas o de brujas funciona como un sistema de control para repudiarlas y no imitarlas, sirviendo de contra-modelo para la mayoría de las personas quienes marcan diferencia en su comportamiento externo.
También la brujería era válvula de escape de la sociedad, pues culpabilizaban a las brujas de los sucesos negativos que ocurrían y las convertían en chivos expiatorios.
Esa válvula de escape, en las sociedades actuales, son más extrañas. La prueba es que en los carnavales actuales, aunque haya transgresión, toma un sentido distinto, que nos es disfrazarse para expresar los deseos u opciones sexuales prohibidos. Como antes.

Tampoco es necesaria la ocultación mágica del desahogo de las brujas, porque hoy hay salas de fiesta, discotecas o botellones que funcionan con todo tipo de sustancias y bailes hasta el amanecer.

¿Qué explicación antropológica tienen la brujería y las brujas


Bronislaw Malinowski es uno de los investigadores más relevantes en la historia de la antropología. Sus orígenes intelectuales son polacos, pero su formación era británica.
Malinowski tenía una salud frágil, por eso viajó a numerosos lugares en busca de climas saludables y, en 1906, visitó con su madre La Palma, desde donde escribió a su padre diciendo: «Disfrutamos de unas condiciones perfectas: excelente clima,  una gran paz. La gente local se encuentra a cien años de retraso con respecto a la cultura, con una completa ausencia de vida y temperamento: por lo tanto, no existe un entorno irritable».
 Luego hizo interesantes estudios, en Melanesia, en las islas Trobriand, en medio del Pacífico,
Destacó que «No hay en ningún lugar del mundo con gente primitiva sin religión ni magia». La magia es una reacción al desasosiego y desesperanza que comparten tanto hombres como mujeres,  en un mundo que no pueden controlar. 
.


¿Por qué nos extendemos con este autor?
Porque, después de estar en las Islas Trobriand y cuando terminó la Primera Guerra Mundial, Malinowski buscó nuevamente refugio con su familia en Tenerife, intentando curar su gran desgaste psicológico y la tuberculosis que arrastraba.
¿Dónde? Pues en Icod de los Vinos. Aquí residió hasta 1921 con su esposa e hijas en El Boquín, una preciosa finca del siglo XVII, y un camino que recuerda su paso por la isla con el  nombre de Malinowski. En Icod, encontró las condiciones para redactar Los Argonautas del Pacífico Occidental, su obra más trascendental para cualquier antropólogo y que se lee como una novela de aventuras. 
 ¿Con respecto a lo mágico, cuál es su principal mensaje?
Él es crítico con el darwinismo social y el etnocentrismo, que consideran la sociedad occidental como el pináculo de la evolución y de lo razonable, considerando como lo más básico, las tribus salvajes con la irracionalidad de los nativos.
Malinowski demuestra que la magia, que está presente en sus vidas, cumple exactamente el mismo papel que, entre nosotros, la ciencia, es decir, «el poder de dominar las fuerzas de la Naturaleza».

Incluso, yo añadiría que muchos fenómenos mágicos, al igual que algunos fenómenos paranormales, todavía, en el momento que los científicos desentrañan los orígenes de la materia y del mundo, están sin explicar. 

¿La ciencia lo explica todo?
La ciencia se basa en lo sensible y comprobable, pero debe saber cuáles son sus limitaciones.

SÓLO SÉ QUE NO SÉ NADA, dijo Sócrates.  No es que él no supiera nada. Era todo menos ignorante, lo que no era dogmático. En el relato que narra Platón, hace ver que no se puede saber nada con absoluta certeza, incluso en los casos en los que uno cree estar seguro.
Recientemente, aquí, en Tenerife, Stephen Howking sostenía que “¡Dios, realmente, juega a los dados!”, contradiciendo la frase de Einstein, al explicar que el Big Bang se produjo por un desequilibrio anómalo en la estructura del Universo. La pieza necesaria, entre quarks y electrones, para demostrar la formación de la materia, a partir del Big Bang, era el Bosón de Higgs, la partícula que proporciona masa a las otras partículas y se demostró en el CERN de Suiza, en 2012 y 2013, con el acelerador de partículas.
Pero esto demuestra lo que demuestra. Podrá existir o no Dios, pero su existencia o no existencia no se demuestre con partículas, aunque sean importante logros. Lo único que se puede decir es: "aquí se acaban los escalones, pero no sabemos ni podremos saber cuál es el sentido de la escalera".

Incluso, la ventaja que tiene la ciencia de dar verdades comprobables, no garantiza que sean verdades totales, sin fisura. Pues, a pesar de que se demostrara todo lo existente, incluyendo, la detección directa de ondas gravitacionales, que todavía no se ha confirmado para cerrar el llamado Modelo Estándar, quedarían muchos interrogantes. Por ejemplo, ¿qué partículas u ondas dan sentido a la telepatía?  





La telepatía un tema huidizo para la ciencia, pero siempre inquietante. A niveles personales yo no tengo duda sobre la existencia de la telepatía, pero hay que demostrarlo científicamente…
Y los nuevos experimentos lo vuelven resaltar, como el publicado en septiembre pasado por la revista  PLoS ONE, donde se capta el mensaje enviado desde la India a Francia, usando tecnologías complejas para su comprobación.





Un gráfico del proceso con el objetivo de que el mensaje fuera científicamente inequívoco. El emisor utiliza mensajes traducidos con movimientos de manos y pies en un código de 1 y 0. Mientras el receptor traduce el mensaje a través de un mensaje con señales de luz en un sistema binario, a miles de kilómetros.



Impacto cerebral en las madres podríamos titular esta investigación asombrosa realizada por los rusos en un submarino de guerra, tomando a un grupo de diez conejos separados del grupo de sus respectivas madres a una distancia de 1.200 kilómetros, mientras se registraban los latidos y la actividad cerebral (con encefalogramas). Cuando, en un instante, mataron a las crías con descarga eléctrica, se registró, al mismo tiempo, que los encefalogramas de sus madres  mostraban un súbito y palpable incremento en la tensión cerebral…
¿Dónde están las partículas u ondas del Modelo Estándar que expliquen esto, cuando se dice que con este modelo se explica toda la realidad del mundo? 



Es el poder más cercano y más infinito. No sólo es control y perfeccionamiento sobre nuestros pensamientos o sentimientos, es también el poder creer en nuestro poder. Es el poder de vivir lo virtual o lo imaginado como si fuera real: identificación con personajes  o fantasías sexuales. Es también, lo que tanto utilizamos en la terapia psicológica, el poder de hacer real lo que vivimos virtualmente, visualizando los propósitos de cambio en estados de relajación profunda. Una forma de evidencia es el poder del placebo.



¿Por qué el milagro del efecto PLACEBO? Porque la mente puede curar sin medicamentos específicos.
La expectativa mental es poderosa  e  incluso funciona aunque los pacientes sepan que la sustancia que toman no tiene ningún ingrediente activo, tal como demuestra un estudio de la escuela de medicina de Harvard, resaltando que el efecto placebo hasta puede provocarse sin la necesidad de engañar a las personas.

1º) Los resultados mostraron que las pastillas falsas o placebo fueron más efectivas que si no se recibía ningún tratamiento. 2º) Casi el doble de los pacientes con placebo mejoró en comparación con los que no recibieron ningún tratamiento. 3º) Los pacientes que recibieron placebo duplicaron su promedio de mejora en comparación con los que tomaron medicamentos para mejorar el síndrome de intestino irritable.


 ¿Qué ocurre en la mente con el efecto placebo?
A través de las técnicas de neuroimagen se comprueba que la mejoría obtenida por el placebo es real y no un simple engaño. Las expectativas del paciente son capaces de “mitigar el dolor a través de la liberación de endorfinas, que son analgésicos naturales producidos por el organismo. La función motora de los pacientes con párkinson mediante la liberación de dopamina es espectacular y el placebo tiene un evidente efecto en los pacientes, tal como fue publicado en 2001 en la revista  Science.





En RESUMEN, lo que he querido resaltar desde un principio es:
 1º Que, la fe, la magia o la ciencia van dando significados distintos a unos hechos determinados.
2º Que vamos construyendo nuestras propias teorías, basadas en la propia experiencia y en la tradición, en la religión, en la magia  o en la ciencia. 
3º Que la mente tiene un poder asombroso, como demuestran las expectativas del efecto del placebo, cuyos resultados, algunas veces, superan a los medicamentos.
4º Que el poder de la telepatía, así como el poder del subconsciente, aunque impreciso y desconocido, pueden lograr efectos incalculables.
5º Que nuestras capacidades virtuales y mentales son capaces de lograr una curación impensada o nos ponen en los límites de lo divino.
6º  Que todo esto nos invita a encauzar y potenciar el poder de la mente con estrategias adecuadas.



En definitiva, todo esto, es lo que me ha sugerido el mundo y las fiestas de San Diego, que con agrado he compartido con ustedes, esperando que les haya sido provechoso y grato. . Y termino diciendo que mi mejor deseo…




Al igual que la leyenda de San Diego,  es que podamos vivir la realidad, transformándola, despertando la magia  del asombro  y de  los sueños. 




Y estoy seguro que podemos. 
Buenas noches.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario