viernes, 21 de agosto de 2015

¿POR QUÉ LA SERPIENTE? TRES CEREBROS EN UNO

Somos difíciles porque somos complejos


¿USAR LA SERPIENTE COMO SÍMBOLO DE EMOCIONALIDAD, IRRACIONALIDAD E INTENCIONALIDAD INCONSCIENTE, TIENE QUE VER CON EL CEREBRO REPTILIANO?


El Símbolo
La SERPIENTE es un animal cargado de simbolismo, pero varía según las culturas. Su diversidad simbólica deriva de sus rasgos dominantes, como son: presencia oculta, avance reptante y ondulante, reacciones astutas, muda de la piel,lengua amenazante, silbido y agresividad en lanzamiento a sus víctimas, así como, en algunas, la inoculación de veneno.

La trinidad cerebral
¿Por qué elegimos a esta animal como representativo de la influencia irracional? 
Es cierto que, de acuerdo con el desarrollo evolutivo, se habla de tres tipos de cerebros que configuran al cerebro total humano:


 1. EL CEREBRO REPTILIANO. Opera en el tronco encefálico, formado por los ganglios basales, el tallo cerebral y el sistema reticular. Es la parte más antigua del cerebro, que se desarrolló hace unos 500 millones de años. Se encuentra presente primordialmente en los reptiles.
Es funcional, territorial, responsable de conservar la vida y capaz de cometer las mayores atrocidades.
Propio de una inteligencia básica, de conductas inconscientes y automáticas, donde se realizan rutinas, adicciones y rituales. Está diseñado para manejar la supervivencia desde un sistema binario: huir o pelear, con escaso proceso sentimental.
Por lo tanto, representa la conducta animal e instintiva, programada y poderosa, más resistente al cambio.
Nos sitúa en el puro presente, sin pasado y sin futuro, como pura impulsividad. 

2. EL CEREBRO MAMÍFERO O EMOCIONAL.  Opera en el mesoencéfalo, ubicado encima del reptil, en el sistema límbico, especialmente, desde la amígdala. Cerebro también inconsciente, propiciador de las emociones de miedo, ira, tristeza...Aquí radica la memoria emocional. 

 3. EL CEREBRO HUMANO.  Opera en el Telencéfalo, asentado en la corteza cerebral, sobre todo, en el lóbulo prefrontal. Es el cerebro de los Primates, especialmente, el HUMANO, que permite adquirir conocimientos, analizar y decidir, al tiempo que considera,modula y encauza las conductas de los otros dos cerebros. 

¿Cómo se acopla la serpiente en este trío cerebral?
Cuando elegimos a la SERPIENTE, le damos un valor superior al que proporciona el cerebro reptiliano, porque la dotamos de emocionalidad, propia del cerebro de mamífero, y, además, de la intencionalidad propia de un cerebro inteligente, sólo que con una base más inconsciente e irracional.
Lo de menos es la SERPIENTE, lo demás, son las estructuras neurológicas, cognitivas y emocionales que se van desarrollado dentro de nosotros con poder y astucia, ejerciendo influencia irracional y que, para una mejor objetivización y visualización, las representamos como una serpiente. Esto nos permite considerarla como «producto ajeno» procedente de uno mismo, pero diferente al YO.

¿Se puede entender ahora el porqué de la serpiente en una terapia cognitivo-emocional? 
«La serpiente estuvo no sólo en el paraíso, sino que, de forma simbólica, se alimenta y crece dentro de nosotros, desde la niñez, como nuestro mayor enemigo, aunque aparezca como nuestra principal asesora interna.
Unas veces, la serpiente transmite miedo; otras, rabia, culpa, desconexión, rebeldía-destructiva, inhibición… O si no, consejos y argumentos hostiles, destructivos, lastimosos o poco operativos… En algunos casos, necesidad de autoafirmación, soberbia y desprecio… En definitiva, todo aquello que conduce a la «expulsión del Paraíso».

No hay comentarios:

Publicar un comentario