martes, 4 de agosto de 2015

¿TRAVESTISMO O FUNCIONALIDAD INSTRUMENTAL DE LAS PRÁCTICAS CULTURALES? A la fiesta de la Rama de Agaete se le cuestiona su carácter precolonial

por Pedro Hernández-Guanir




















-A la fiesta de la rama de Agaete se le cuestiona su carácter canario antiguo.

-La cultura y la tradición son dinámicas y además, funcional.

-Las prácticas culturales, como la fiesta de la rama de Agaete, ocasiona conflicto, no por el significante (bajada de la rama) sino por el significado (rememorar o no un hecho de la cultura indígena).

-Conflicto entre significante y significado.

-La Rama es un paradigma de lo que supone el proceso cultural en espiral.


















Efectivamente, las prácticas culturales, como costumbres o ritos, son sólo SIGNIFICANTES que, de acuerdo con las intenciones de cada momento y de quien ejerza el poder cultural, se pone en función de un SIGNIFICADO, dando un valor simbólico a las creencias religiosas, políticas o identitarias.
La polémica surge, precisamente, por esto, en función de que ideología se defiende. 

EL USO DINÁMICO E INSTRUMENTAL DE LAS COSTUMBRES

También hay que dejar claro que había tradiciones de los guanches o antiguos canarios que desaparecieron, como consecuencia de la conquista y colonización. 
Otras, muchas, se encauzaron, formando parte de las creencias y ritos de la religión católica y del nuevo régimen, establecidos con la conquista de los europeos.
Otras, posteriormente, se han hecho rebrotar, rememorando y enalteciendo, de formas diversas, con mayor o menor literalidad, costumbres-símbolos del pasado indígena. 
Éste es el caso la Fiesta de la Rama, donde, sin duda, se mezclan intenciones recientes con prácticas del pasado próximo, que, a su vez, se entroncan con un pasado más remoto de enrames, ritos y júbilo aborigen.














LA DESMITIFICACIÓN A LA RAMA DE AGAETE

El arqueólogo Valentín Barroso Cruz, en el pregón de Las Nieves de 2015, leído la noche del viernes 31 de julio, en el Huerto de las Flores, quiso desmitificar el carácter pre-colonial de la Fiesta de Agaete  de la Bajada de la Rama, indicando que:
 a)    "Será a partir de 1975, coincidiendo con todos los cambios políticos que se produjeron en España, cuando la fiesta de Las Nieves adquiere la dimensión y fisonomía que la caracteriza en la actualidad. Los aires de libertad y la eclosión de los movimientos nacionalistas canarios supusieron para la fiesta, tal como se entendía hasta entonces, un cambio en su origen y finalidad; así, La Rama ya no provenía de las enramadas típicas de las fiestas en la víspera de la festividad del santo", señaló Barroso en la última parte del pregón. 
b) El Museo de la Rama de Agaete, ha señalado que: «Las investigaciones que llevamos realizando sobre La Rama, apuntan, a partir de una gran cantidad de documentación, que ésta no tiene absolutamente nada que ver con el rito prehispánico de petición de lluvia.
La documentación recogida en archivos religiosos, municipales y particulares,  el estudio de toda la bibliografía y la información aportada por una gran cantidad de entrevistas a personas de Agaete mayores de ochenta años lo atestiguan.
La Rama vendría a ser la tradicional enramada que, en siglos anteriores, cualquier parroquia o ermita de Canarias realizaba la víspera del día de un determinado santo o virgen para engalanar la iglesia y alrededores de la misma.
 Tenemos documentada esta práctica, no sólo en el archivo parroquial de Agaete para varios santos, sino en los archivos de las parroquias de otros municipios. 
 En algunas de las entrevistas, las personas de más edad hablan no de Rama, sino de enramadas, y para sorpresa nuestra añaden que La Rama ¡no llegaba al Puerto de Las Nieves, porque las ramas eran para engalanar la iglesia a la que iba a ir la Virgen, es decir, a la de Agaete!».

 EL CARÁCTER TRADICIONAL DE LA BAJADA DE RAMAS Y DE ENRAMADOS

Respecto a esto, hacemos las siguientes observaciones: 
1º. Es cierto que existe una tradición generalizada en casi todas las islas, al menos, en Gran Canaria, La Palma y Tenerife de bajada de ramas y de enrames, pero, asociados a su vez, a costumbres guanches o indígenas, como eran la decoración del tagoror o la exaltación de fiestas, una veces con palmas y, otras, con hayas y otro tipo de ramas, que luego se han ido asociando a las festividades católicas. 

2º.   Un ejemplo conocido es el de las hivalveras (enredadera para formar guirnalda, que Berthelot le da origen lingüístico guanche) que tradicionalmente, por ejemplo, en San Juan de La Rambla (Tenerife) se asociaba con los adornos del tagoror y, luego, como adorno de la plaza en la fiesta de San Juan Bautista. 
3º. También en textos literarios del siglo XIX, en El Time de La Palma [Fundado en Santa Cruz de La Palma, 12 de julio de 1863, en imprenta propia, bajo la dirección del poeta Antonio Rodríguez López. La desaparición el 3 de junio de 1870] se hace referencia literaria a esos adornos con hivalvera:

"Las doncellas del valle de Aceró habían coronado su frente con guirnaldas de flores, y adornado la piel de sus cendales con lazos de hojas de palma y juncos de varios colores. Los isleños trovadores ciñeron su pecho con festones de mirto y sus sienes, con guirnaldas de hivalvera. Se habían preparado los tamboriles hechos de madera de drago y cubiertos de pieles sonoras, y las flautillas de cañavera horadada. El real asiento del tosco palacio de Tanausú descansaba sobre una alfombra de flores de nardo, y le cubrían triple pieles de oveja"




GEVIC: Imagen de la representación de El Beñesmen. Ceremonia que practicaban los guanches para dar gracias a los dioses por la cosecha. Anualmente desde 2008 se realiza en las medianías del municipio de San Juan de la Rambla esta peculiar celebración que pretende mostrar a las nuevas generaciones el modo de vida que tenían los antiguos pobladores de Tenerife.

. También, recién terminada la Conquista en Tenerife, en la víspera de Corpus de San Cristóbal de La Laguna, hay constancia que los jóvenes bajaban del monte con ramas para adorno…
    5º.  En mi pueblo, San Juan de La Rambla, desde época remota, se busca, como enrame, distintas plantas en función de la fiesta: guaydiles de risco (Novenas de Mayo), palmas, hayas y brezos  (Resurrección y Corpus) y hivalveras (Patrón: San Juan). Ahora, en esta fiesta, se ha innovado la bajada la bajada del Mazapé con hachones y  el RESONAR DEL BUCIO.

 El resonar del bucio se ha convertido en uno de los actos más destacados de las fiestas de San Juan de la Rambla. (GEVIC)

 LA RAMA A TRAVÉS DE LA PRENSA

 A comienzos del siglo XIX se puede observar mediante la lectura de algunos documentos, que estas enramadas formaban parte de fiestas y acontecimientos importantes. Así es clarificador, según, Sergio Aguiar Castellano, en su publicación «Las fiestas con "Rama" en Gran Canaria a través de la prensa» lo publicado por El País, antiguo periódico, en septiembre de 1867: 

·        «El domingo 18 del actual tendrá lugar en el pueblo de Valleseco, en esta isla, una fiesta solemne a su patrono, S. Vicente, por el voto del I. Municipio y acción de gracias por las benéficas lluvias que han fecundado aquellos campos en la estación anterior. Desde la mañana de la víspera todos los vecinos del contorno bajarán con ramos para decorar las calles del pueblo, en tanto que se anunciarán los festejos con repiques de campanas y fuegos artificiales».
 Sergio Aguiar Castellano, en su publicación, indica: «Volviendo a los datos que nos aporta la prensa de finales del siglo XIX sobre la Rama de Agaete nos encontramos con un artículo del periódico El Liberal de 1887, en el que se describe la fiesta de la siguiente manera: 
  • «La mañana del día cuatro […] se izó la bandera […] Momentos después se verificó la bajada de la rama […] Un centenar de personas de diferentes edades de uno y otro sexo pasan sin dormir la noche entera, se reúnen al toque monótono y estridente de diversas bocinas de caracol y recorriendo una distancia de más de dos leguas por empinados cerros, se dirigen al monte donde cortan la rama de variados árboles en la cantidad que sus fuerzas le permiten conducir. En las primeras horas de la mañana de la víspera, regresan á la población en apretado grupo, y á recibirlos acuden las autoridades locales precedidas de los tradicionales gigantones que bailan y hacen mil piruetas al compás de la banda de música, y seguidos de numeroso público que conduce gran número de banderas. Reunidas las dos comitivas, recorren la población gritando y saltando, sin recordar las fatigas del camino que ha estropeado sus descalzos pies, ni de el deterioro de sus vestidos. La ofrenda se deposita en la ermita y sirve de adorno a la casa de la virgen hasta la terminación de las fiestas…». 
  Otro tanto ocurre con la descripción que treinta y tres años antes hacía el médico Domingo Déniz Greck sobre la fiesta de Guía de Gran Canaria:

«Desde entonces viene la fiesta de los Ramos, que tiene lugar en uno de los domingos del mes de septiembre, en el que las gentes bajan del campo llenas de alborozo armados de ramas de árboles, y reuniéndose a la entrada del pueblo salen luego para la plaza y entran en bullicioso júbilo en la Iglesia Parroquial, ostentando sus alegres y lozana ofrenda, cuyo acto acaba de solemnizarse con una función religiosa». 

Sergio Aguiar Castellano hace esta observación: «Se aprecia claramente el matiz de una y otra rama, la de Agaete para adorno y la de Guía para ofrenda». 
·        Es significativo y esclarecedor que la prensa informe también de otra bajada de la rama en Agaete, pero esta vez en diciembre de 1897. 

NO ERA TAN DIFERENTE A LA FIESTA  ACTUAL, SÓLO CON MATIZ CATÓLICO

Sergio Aguiar Castellano señala lo que hacía el pueblo de Agaete con la Rama, citando a José Batllori Lorenzo, que fuera Cronista Oficial de Gran Canaria.Éste publicaba en agosto de 1908 un artículo sobre la fiesta de la Virgen de Las Nieves en que relata que:





«[…] Verificase la bajada de la rama. Por las hondas cañadas suenan los caracoles, resuenan los vítores y ajijidos de los campesinos que bajan tumultuosamente del Pinar, del Risco, del Valle, de Guayedra, trayendo a sus hombros gajos de laurel, y palmas, y pinos perfumados y frescos, que van amontonando junto al trono de la Virgen de las Nieves, Su protectora […].

CONCLUSIÓN

Una fiesta con gran sincretismo cultural que es paradigma de lo que supone la construcción de la identidad

La identidad de un pueblo no sólo la marca un pasado próximo o un pasado remoto como es la cultura y vida del pueblo guanche (canario antiguo), sino también todo lo que ha ido transcurriendo desde entonces, incluso, lo que actualmente transcurre, sino especialmente esa identidad está en permanente construcción y será fruto de la propia voluntad de ese pueblo y lo que decida como proyecto.
En este sentido, la Fiesta de la Rama es un claro ejemplo de ello. Se entremezclan; a) intenciones recientes, en los años 70, queriendo resaltar la cultura originaria; b) prácticas del pasado próximo, relacionadas con los enrames; c) a su vez, se entroncan, con gran probabilidad, con el pasado  remoto aborigen. Todo ello se realiza de forma SINCRÉTICA, agrupando varias prácticas culturales, tales como el resonar el bucio, las rogativas por el agua de la lluvia, los enrames, los ritos y el júbilo de cualquier fiesta como la del Beñesmen. 
Nada puede reflejar mejor ese proceso circular en evolución de la identidad canaria como la propia ESPIRAL guanche, re-elaborada magistralmente por Martín Chirino.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario