viernes, 15 de enero de 2016

Garabateando el Inconsciente

GARABATEANDO EL INCONSCIENTE

Pedro H. GUANIR

INCÓGNITA SOBRE EL SUFRIMIENTO

Hay veces que es difícil entender, a primera vista, el sufrimiento de una persona que sufre y que tiene pesadillas angustiosas, mientras llora y llora en la consulta.

Una compañera psicóloga, me sugirió que asistiese a la sesión de una clienta que ella llevaba, aunque inicialmente la llevábamos los dos. Ella iba avanzando extraordinariamente, pero, de pronto, se sintió bloqueada y angustiada sin saber por qué.

SITUACIÓN DEL CASO

Ella, TERESA trabaja como recepcionista de un hotel y venía de otra isla, sola, aunque era deseable que hubiera venido también su marido, que tiene veinte años más que ella. En la última sesión, se puso al descubierto que el silencio y la paciencia que mostraba hacia su esposa, no era sólo era por preocupación y amor por ella.

 Él arrastraba un sufrimiento desde la infancia tan intenso como el que sentía su compañera, pero lo enterraba para no complicar el problema.

Esta vez, ella lloraba y relataba situaciones, sin poder dar explicación al desgarramiento que sufría.

ENTREVISTA Y ASOCIACIÓN GARABATEANDO

Mi compañera le preguntaba y le tomaba nota, mientras yo, GARABATEABA. Con ello pretendo dividirme en tres canales. Uno, atendiendo a todo cuanto Teresa cuenta, otro, atendiendo a lo que surge espontáneamente dentro de mí, dejando fluir mis pensamientos y sentimientos inconscientes, y otro, generando y comprobando hipótesis.

¿Cómo? No es exactamente, pero si tiene cierto parecido a lo que Freud llamó ATENCIÓN FLOTANTE, cuyo fin sería conseguir una verdadera comunicación «de inconsciente a inconsciente».

En mi caso, escribo palabras claves que luego camuflo. Trazó dibujos automáticos que me surgen sin que tenga que ver claramente con lo que oigo, pero pretendo conseguir, entre lo que la persona dice y cómo lo dice, estos objetivos: ¿Dónde está el problema? ¿Qué se busca? ¿Qué se evita? ¿Qué interesa?...
Garabatos realizados en la sesión con Teresa

Esta vez, en el caso de Teresa, no tenía una hipótesis clara… La oía, la oía, sentía su llanto, sus desgarros… Mi compañera le pasaba la caja de pañuelos de papel… Era muy fácil liberarla de su dolor con nuestra técnica de TBT, aunque fuera de modo exprés, pero había que descubrir qué le ocurría… Yo garabateaba, procurando explorar mi mente, hasta encontrar un claro entre la niebla, y como no lo encontraba, rellenaba formas o reiteraba líneas… Incluso coloré en rojo algunos espacios, pero nada…


 Esta vez, no me llegaba… Incluso coloré en rojo algunos espacios, pero nada…

SU INTERPRETACIÓN

Lado izquierdo, donde lo más claro es una cara, un bebé y una serpiente,
con unas letras que parecen decir "gato".
Entonces, le pedí a ella que tratara de interpretar el dibujo finalizado. Y aquí es cuando se produjo la sorpresa: ella empezó a dar una explicación tan extraña, que clarificaba todo lo que en realidad le estaba ocurriendo.

EL LADO IZQUIERDO

En el lado izquierda le daba paz, porque identificaba su papel materno, viendo a su hija, y también, a su mejor amiga, donde yo traté de dibujar una figura entre águila y ángel.

EL IMPACTO DEL ROJO

Lo que más le horrorizaba era la mancha roja del centro. Le pregunté por qué y ahí veía la PASIÓN, el desenfreno… Había un historial de ciertas insinuaciones y mensajes de un jefe del hotel.

Parte central inferior: lo más impactante para Teresa es la mancha roja. Se aprecia una cara triste, un grupo de niños o muñecos, destacando en la parte inferior: Amenaza y Vacío.
EL CONFLICTO DE MOSTRAR SUS PULSIONES PROFUNDAS

A, su vez, conectaba con la parte superior donde remarcaba el tener que ser CORRECTA, junto a la anécdota que se había vestido para ir a una fiesta, pero se quitó el traje porque le parecía que era propio de una «BUSCONA». Había también una lucha. Le pregunté por las dos flechas enfrentadas. Contestó que representaban sus CONTRADICCIONES. ¿Cuáles? Entonces vio la SERPIENTE con la que había soñado que entraba por la ventana del baño, así como el gato que se le tiró al cuello y la dejaba sin voz.

Zona Superior: Predominan palabras, como: «No se ocupa», «Correcto»,«Lucha», «Ropa », «Buscona», «Morirme», «Compañero»
 «Amor», «Madre»,  «Rata», «Bañar» un choque de flechas, una especie de carretera, gato y un árbol.

EL LADO DERECHO

En el lado derecho veía a su MARIDO al que quiere, pero le molestaba su mirada impasible… Dice que él no es capaz de darse cuenta de las contradicciones que ella sufre. Sobre todo, los peligro que le rondan. Citó, entonces, a la SERPIENTE y lloraba angustiosamente.

EL LADO DERECHO SUPERIOR

Volvió con la idea de BUSCONA y en la parte derecha superior veía dos aspectos claves: la ternura del río y de la madre, con la ambivalencia de apoyarse en ella como madre y la congoja por culpabilizarla de la mala vida que llevaba cuando ella era niña, al menos, así lo creía, especialmente, la desconsideración que su madre mostró hacia su padre.

 De pronto volvía a llorar con el miedo de que ella pudiera repetir ese mismo papel con su hijita, como le ocurrió a ella de niña, pues, a partir de entonces, especialmente con la separación de ellos, empezó su infelicidad y sus depresiones.

MUESTRA DE ASOCIACIONES E INTERPRETACIONES DADAS POR TERESA

A modo de apéndice, muestro aquí algunas de las distintas interpretaciones que ella fue dando, pero que sirvieron para que ella las recapitulara y les diera un SENTIDO. Entonces se quedó MUY SORPRENDIDA porque por fin podía entender porque lloraba, porque tenía esa pelota en el estómago y porque sufría esas pesadillas.

Estaba claro que la mínima percepción de sus impulsos afectivos y sexuales fuera del matrimonio, los exageraba y se atormentaba con ellos, hasta el punto de sentirse una simple «BUSCONA». Lo peor es que pudiera imitar a su madre, que su marido fuera abandonado como ocurrió con su padre y que su hija repitiera y viviera la misma tragedia que ella había vivido.

Le resultó liberador comprender el CONFLICTO QUE ESTABA VIVIENDO y del que no era consciente. Tampoco nosotros, como psicólogos, entendíamos inicialmente, conociendo su realidad aparentemente ordenada y sus avances respecto a otros comportamientos de ansiedad.

Al final, lamentó que no estuviera allí su pareja, pero eso lo dejamos para la próxima sesión.



Lo importante de todo esto, para mí, es que las notas que normalmente tomo son de forma más esquemática y didáctica, pero, esta vez, dejé fluir mis propios impulsos gráficos, ellos pudieron servir de un VERDADERO TEST PROYECTIVO con el que Teresa logró desentrañar con nuestras preguntas un conflicto profundo que le atenaza.

En la siguiente hora me visitó un amigo para que le ayudara a entender un problema amoroso, pues no se aclaraba. Le apliqué la misma técnica y fue también todo un éxito. Entendió perfectamente lo que le estaba pasando y se quedó sorprendido, aunque no era un resultado del todo agradable, pero sí resultaba muy NÍTIDO.


 Ahora espero ver resultados similares en próximos casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario